Calor y frío -Temperaturas bajo control
¿Por qué refrigerar un espacio que ya de por sí y de una forma natural está frío? En lugar de hacer eso, conducimos y nos alegramos cuando el motor se calienta lo más rápidamente posible después de un rato.

Es mejor evitar el paso por el radiador de aceite cuando se arranca en frío y conducir al aceite directamente hacia el sistema, donde se puede calentar rápidamente durante el funcionamiento.

Solo cuando la máquina haya alcanzado una temperatura óptima de funcionamiento se hará posible, gracias a nuestras válvulas térmicas Bypass, que el aceite pase a través del radiador de aceite y pueda ser refrigerado de nuevo.

Y para este proceso nuestras válvulas no necesitan ninguna fuente auxiliar de energía.
Esto conduce en la mayoría de los casos no solamente a un ahorro de energía considerable y con ello a un ahorro de combustible, si no también a un desgaste mínimo de muchas piezas de la máquina.

» Volver